Nunca premiar con comida

Uno de los puntos que más me enervan cuando las escucho, son esas frases que pretenden hacer que los niños se coman la comida incentivándolos con un producto poco saludable después.

“Si te comes los garbanzos/bocadillo/fruta luego te doy un dulce/helado/chuchería…”

También escuchamos el premio del dulce por hacer algo.

Estamos en una época que los premios y los castigos son bastante cuestionados por su dudosa efectividad a largo plazo, nos meten en una dinámica de comportamiento/premio de la que luego es difícil salir. Además, a esto le sumamos un premio nada saludable que tendría que estar fuera de la dieta de los pequeños.

Debemos evitar a toda costa usar este recurso fácil, que no nos facilita enseñar a nuestros hijos cuales son los buenos hábitos alimentarios. Además, con estas conductas, damos una importancia que nunca debe tener ese premio, y que pasará a ser algo deseado que nos pidan en más ocasiones, consiguiendo que los pequeños no hagan las cosas por que tengan que hacerlas sino por obligación para conseguir ese producto insano. Además de menospreciar alimentos de calidad que son los que tenemos delante.

Si queremos dar un dulce es mejor darlo por gusto, no como premio por un comportamiento.

Os ánimo a que reflexionéis sobre estas prácticas, si no son habituales en vuestra casa y entorno enhorabuena, y si las utilizáis alguna vez, siempre estáis a tiempo de dar un paso en positivo y modificarlas.

 

2019-05-06T18:25:14+00:00